El menú de los errores. Perdón, horrores

O cómo no usar un traductor

menú errores

No. No es un fake. Esta imagen la tomé hará unos tres años durante un viaje con un grupo de amigas y en ella aparece el menú infantil que ofrecía un restaurante. Si fuese una niña angloparlante, desde luego no sabría si decantarme por las fried legs o por las jamom crocretas of potatoes and eggs.

Bueno, ahora en serio, aunque he traído una imagen de un caso extremo, creo que es la excusa perfecta para reflexionar sobre la importancia de la corrección a la hora de expresarnos, verbalmente o por escrito, y sea en el idioma que sea; pues también es parte del servicio que un profesional da a un cliente.

Esta reflexión no va exclusivamente referida al sector de la hostelería, sino que, a mi juicio, es válida para cualquier ámbito dentro del turismo: desde los servicios de información y guía, hasta la restauración y el alojamiento, sin olvidarnos del ámbito de la investigación.

La comunicación (en todos sus aspectos) es un ámbito a menudo descuidado y en muy pocos casos planificado, pese a ser vital. No nos olvidemos de ella, por favor, y tampoco de cuidar nuestra expresión y ortografía. Si estamos atentos a la hora de escribir una carta, un letrero o un folleto, también hemos de estarlo cuando utilizamos correos electrónicos, webs, blogs y redes sociales.

Habrá cosas que podremos hacer nosotros mismos pero, para las que necesitemos ayuda, debemos recurrir a profesionales especializados, tanto en comunicación como, por supuesto, en idiomas. La fotografía que ilustra este texto nos confirma que la opción de usar el traductor automático a machete no da buenos resultados.

Hasta aquí mi reflexión de hoy.

Para saber más:

-En caso de dudas, y para mantenerte actualizado en los usos del castellano, la Fundéu (Fundación del Español Urgente) puede ser una buena aliada, bien a través de sus publicaciones o bien realizándole alguna consulta sobre algún tema particular.

Como ejemplos de su trabajo dejo aquí un artículo con vocabulario sobre el nuevo turismo y una recomendación de uso para la palabra turoperador.