Nuevas reflexiones tras el verano

Ni me ha tragado un agujero negro ni se me han terminado las ideas. Como decía en el artículo anterior, he tenido un verano de muchísima actividad y, siendo sincera, nunca encontraba el momento adecuado para actualizar este blog como es debido. Y eso que, como cada año, la temporada sido movidita en el ámbito del turismo: titulares, récords, conflictos, polémicas…

Seguir leyendo “Nuevas reflexiones tras el verano”

Recuperar la sonrisa. La brújula mareada.

Recuperar la sonrisa

Resumen de un verano lleno de comunicación, turismo cultural y patrimonio.

El título de este artículo tiene algo de trampa. No es que la sonrisa se hubiese borrado de mi cara últimamente (creo que, de hecho, ocurre todo lo contrario), sino que he recuperado la tapa del objetivo de mi cámara de fotos, esa que (tal y como vemos en la imagen) te pide siempre que le regales una smile. Hace unos días la perdí en el monte y, felizmente, nos hemos reencontrado.

Seguir leyendo “Recuperar la sonrisa”

¡Vuelve el debate a la brújula mareada!

¡Vuelve el debate a La brújula mareada!

Hoy escribo en este blog sobre turismo con más ganas que nunca. A veces no es cuestión de tener tiempo para escribir, sino para reflexionar: pararse y cavilar sobre un tema que merezca la pena. Es decir, darle unas cuantas vueltas a la brújula… hasta que quede bien mareada.

He dedicado las últimas semanas a varios proyectos profesionales relacionados con la creatividad, ¡tan necesaria para ese turismo sostenible del que tanto estamos hablando en 2017! y no he encontrado ni un momento con la calma que necesito para ir nutriendo este blog, el proyecto personal que tanto quiero.

Ahora ha llegado el momento de volver a compartir ideas, pensamientos y experiencias para generar un debate que sea útil y en el que aprendamos todas las partes implicadas. De hablar de un turismo que potencie la cultura, lo auténtico y que, sobre todo, haga felices a visitantes, locales y profesionales del sector ¿Seremos capaces de encontrar buenos ejemplos?

Tras unas semanitas sin acción… ¡Vuelve el debate a La brújula mareada!

Mi primer #CocidoDay, en Vigo

cocidoday

Este año he asistido por primera vez al #CocidoDay y he de decir que mi experiencia ha sido muy buena, pues el encuentro en el restaurante A Chabola (Vigo) en el que participé me ha permitido conocer a un interesante grupo de personas. La cita fue más que una xuntanza para degustar un buen cocido gallego y la animada conversación que surgió hizo posible el intercambio de experiencias.

Seguir leyendo “Mi primer #CocidoDay, en Vigo”

Balance 2016 (I): El año del ¡ya!

carrera brujula.JPG
Un proyecto emprendedor es una carrera de fondo. Cuida tu estrategia, entrena y no te quemes desde el principio.

Una reflexión personal para acabar este año de comunicación turística.

Se acerca el final del año, así que en muchas empresas toca cierre de inventario: esa tediosa tarea que a nadie le apetece. Sin embargo, esos repasos y comprobaciones son necesarios para que todo cuadre y que el próximo ejercicio pueda empezar bien. ¿Pero qué tiene que ver esto con La brújula mareada y la comunicación turística?

Seguir leyendo “Balance 2016 (I): El año del ¡ya!”

El poder del detalle

 

XL: el poder del detalle en el turismo
Como en estas imágenes, todo empezó por no tener cruasán para el desayuno.

La historia:

Madrid, 22 de julio de 2014, 11.00 horas (aprox.).

-Buenos días. Quería un café cortado y un cruasán para desayunar, si puede ser.

-Buenos días. Vaya, se nos han acabado pero, si no le importa esperar un momentito en la mesa, vamos a la pastelería de enfrente y le traemos uno.

-Muchas gracias, pero no se molesten, puedo tomar otra cosa.

-No se preocupe, no es ninguna molestia. Si quiere, puede ir sentándose y en cuanto esté todo se lo llevamos a la mesa.

Entonces, el hombre que me atendió envía a un camarero a buscar el dulce y, mientras tanto, yo empiezo a echarle un ojo al periódico. En dos minutos aparto hacia un lado el diario de tirada nacional que estoy leyendo, pues el desayuno que había pedido ya estaba ante mí.

Seguir leyendo “El poder del detalle”

Un año de viaje con La brújula mareada

“Quizá los druidas tenían razón y los auténticos conocimientos no se podían poner por escrito…” (*)

Creo que esta frase extraída de un texto de Álvaro Arizaga Castro y Xurxo M. Ayán Vila se ajusta como anillo al dedo a la idea con la que, hace un año, nacía La brújula mareada. No pretendo imponer mis opiniones ni plasmar en un blog una serie de verdades irrefutables sobre turismo. Todo lo contrario, sencillamente reflexiono sobre temas que me parecen interesantes con el objetivo de invitarte a ti, compañero/a, a hacer tus aportaciones y generar debate.

Seguir leyendo “Un año de viaje con La brújula mareada”

Siempre en movimiento

ola de mar, movimiento
Para ser un buen profesional (en este caso en el ámbito de la comunicación turística) hay que permanecer siempre en movimiento. Como las olas. Como el mar. Como el Atlántico.

Mi experiencia personal sobre por qué tomar el camino del emprendimiento en comunicación turística.

Reciclarnos, reorientarnos, reinventarnos, encarar nuevos retos y pelear cada día por conseguir adaptarnos a una realidad tan cambiante que a veces da vértigo. Conscientes de ello o arrastrados por la fuerza de todo lo que ocurre a nuestro alrededor, estamos condenados llamados a estar siempre en movimiento. Sabemos que eso “es lo que toca” así que, en vez de resignarnos, ¿por qué no transformar la amenaza en oportunidad e intentar aprovecharla?

Seguir leyendo “Siempre en movimiento”

Interpretación del patrimonio ¿Qué clase de magia es esta?

interpretación del patrimonio
La AIP define la interpretación del patrimonio como “el arte de revelar in situ el significado del legado natural y cultural al público que visita esos lugares en su tiempo libre”.

Estoy en el Museo del Prado, me detengo ante el autorretrato de Durero y coincido con un itinerario guiado para escolares. Rápidamente pongo la oreja para escuchar qué le cuenta el guía a los chavales: les pregunta sobre la apariencia del pintor alemán, inmortalizado de forma muy apuesta y con ropas muy elegantes.

Sigo atendiendo y compruebo que el guía sigue reforzando esa idea hasta que, para mi sorpresa, pregunta a los visitantes si no les parece una pose de “estrella de rock”.

¿Durero una rockstar? ¡Menuda revelación! Vuelvo a mirar el cuadro y, entonces, lo veo claramente: ya no tengo ante mí un lienzo, ¡estoy viendo una portada de una Rolling Stone renacentista!

Solo es una pequeña anécdota, pero creo que ilustra cómo la interpretación del patrimonio (IP) permite construir mensajes atractivos, memorables y que hacen a la gente conectar con el recurso. Cuando hice la visita no conocía la IP, pero ahora sé que, de no ser por sus técnicas, hoy ya habría olvidado el porqué de la apariencia del pintor: el maestro alemán se retrató así con la intención de dignificar el trabajo de los artistas.

El discurso del guía no solo atrajo mi atención, sino que me hizo sentir curiosidad y simpatía por el pintor. Tras la visita, llegué a la tienda del museo y, para mi sorpresa, descubrí un muñequito de Playmobil que resultó ser Durero autorretratándose…

¡Cómo resistirme! Ahora tengo la figurita en casa, adornando en un estante.

figura Lego Durero
Tras la visita, el descubrimiento la figurita de Durero entre todos los artículos de la tienda hizo salir mi lado más friki, lo reconozco.

¿Qué clase de magia es esta? No sé si es magia, pero, desde mi punto de vista, la IP es una muy buena herramienta para el turismo. Pensemos un momento en mi comportamiento: disfruté una experiencia y además, hice gasto.

 

Si quieres saber más…

-¿También te pica la curiosidad sobre el cuadro? Aquí tienes un vídeo explicativo del Museo del Prado donde se dan interesantes claves.

-Sobre la interpretación del patrimonio. Web de la AIP (Asociación para la Interpretación del Patrimonio).

 

¡Me habéis enganchado!

puesta de sol en Cano dos Mouros (Viladesuso-Oia)
De mi primera visita a Cano dos Mouros recordaba sus hermosas vistas. Aunque esta vez había niebla, la puesta de sol seguía siendo impresionante.

Además de asistir al Congreso del Agua y a Termatalia, la semana pasada volví a Oia para ayudar en una nueva iniciativa de Costa dos Castros: la Festa do Rei Sol en Cano dos Mouros (Viladesuso), celebración que empezaba con una jornada de trabajo comunitario limpiando de vegetación el castro.

Ya había visitado el lugar y su paisaje es increíble. Cuando llegué el sábado esperaba ver a algún vecino de la zona echando una mano, pero lo que me sorprendió es que más de un voluntario había recorrido kilómetros y kilómetros para sumarse. “Ahora que ya me habéis enganchado…” comentaba uno de ellos, que conoció este verano Costa dos Castros en una visita guiada en A Cabeciña (Mougás).

La verdad es que es genial escuchar estas palabras, pues dan aliento a los vecinos de las comunidades de montes implicadas y a todos los que, de alguna manera u otra, desempeñan alguna tarea dentro del proyecto. Costa dos Castros es arqueología y trabajo en comunidad, pero también es paisaje, cultura, desarrollo local…

muralla Cano dos Mouros. viladesuso- Oia
El trabajo realizado el sábado permite que se puedan apreciar partes de la muralla del castro.

Tras la jornada de trabajo vino la fiesta. Al día siguiente hacían acto de presencia las agujetas, que se quedaron conmigo varios días. Pero mucho más larga fue la placentera sensación que deja un fin de semana tan divertido, sensación que, estoy segura, también tuvo el resto de participantes.

¿Y qué tiene que ver todo esto con el turismo? Pues, si te das cuenta, lo que te he relatado en este artículo es una experiencia. Y estamos hartos de decir que el turismo va de eso, de experiencias que impliquen a los visitantes.

En el título del post va otra pista. Si engancha, fideliza. Está claro que la fidelización es uno de los retos del turismo y solo se conseguirá haciendo que cada vivencia sea única.

Empanada, castañas y cerveza artesana A Cabeciña no faltaron en la romería, amenizada por el grupo A Fiada de Viladesuso.

Para saber más:

Nota de prensa de Costa dos Castros sobre el inicio de trabajos en Cano dos Mouros.

-Sobre mi experiencia en A Cabeciña hablo en un post anterior. Pincha aquí para echarle un ojo.

Balance de mi experiencia en A Cabeciña

Sobreira/alcornoque de A Cabeciña
Este alcornoque (sobreira, en gallego) es visible desde otros puntos de Mougás. Su peculiar forma lo ha convertido en la imagen de A Cabeciña.

Ya de vuelta en casa, y con mejor conexión a internet que la que tuve el mes pasado, voy a hacer balance de mi experiencia en A Cabeciña. Si recuerdas el anterior artículo que escribí, durante agosto estuve realizando una acción de voluntariado dentro del proyecto Costa dos Castros en A Cabeciña (Mougás-Oia).

Si aquel post lo dedicaba más bien a mis impresiones personales, este lo destinaré a hablar de turismo, turismo y turismo (que para eso estamos, ¿no?).

Escavación na Cabeciña
Como puedes ver, el atractivo de A Cabeciña no es sólo arqueológico… ¡Trabajo con vistas al Atlántico!

A lo largo de todo este mes, mi cuaderno de campo se ha ido llenando de datos, apuntes e ideas que utilizaré para mi TFM (Trabajo Fin de Máster). En este trabajo quiero defender que, desde mi punto de vista y teniendo en cuenta la experiencia que he vivido, la interpretación del patrimonio es un gran instrumento para la gestión turística.

Para ello, realizaré mi particular estudio de caso sobre la campaña en A Cabeciña, un lugar donde también he aprendido en qué consiste la arqueología pública. Este modelo es uno de los ingredientes indispensables, puesto que propone una forma de actuar con un fuerte componente divulgativo, por lo que encaja perfectamente con la interpretación.

El objetivo último de un modelo turístico para un recurso patrimonial debe ser la puesta en valor y conservación de este bien, un fin que también persiguen la arqueología pública y la interpretación del patrimonio. Y esto entronca directamente con otra cuestión que me gusta especialmente: la sostenibilidad.

No hay mejor forma de aprender que probar, así que yo también me animé.
No hay mejor forma de aprender que probar, así que yo también me animé.

Al final, te he ido revelando ya muchos ingredientes de la receta que estoy preparando para culminar mi máster en Turismo. Arqueología pública, turismo sostenible e interpretación del patrimonio son algunos de ellos, sí, pero hay más. Si quieres conocerlos, tendrás que esperar a nuevos artículos…

Para saber más:

-Sobre A Cabeciña: puedes consultar las webs de Costa dos Castros y Proxecto Mougás para conocer el lugar, así como las distintas actuaciones para ese complejo arqueológico y otros de la zona. Verás que el contenido arqueológico tiene un fuerte componente divulgativo, y que también se tocan otros temas como el turismo, el  desarrollo local…

-Si quieres conocer una perspectiva científica del patrimonio, te interesará el Instituto de Ciencias del Patrimonio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Incipit-CSIC.

-Un ejemplo del modelo arqueología profesional + divulgación es el blog http://www.arqveo.blogspot.com.es, de uno de mis compañeros en la campaña en A Cabeciña, Israel Alcón.

El menú de los errores. Perdón, horrores

O cómo no usar un traductor

menú errores

No. No es un fake. Esta imagen la tomé hará unos tres años durante un viaje con un grupo de amigas y en ella aparece el menú infantil que ofrecía un restaurante. Si fuese una niña angloparlante, desde luego no sabría si decantarme por las fried legs o por las jamom crocretas of potatoes and eggs.

Bueno, ahora en serio, aunque he traído una imagen de un caso extremo, creo que es la excusa perfecta para reflexionar sobre la importancia de la corrección a la hora de expresarnos, verbalmente o por escrito, y sea en el idioma que sea; pues también es parte del servicio que un profesional da a un cliente.

Esta reflexión no va exclusivamente referida al sector de la hostelería, sino que, a mi juicio, es válida para cualquier ámbito dentro del turismo: desde los servicios de información y guía, hasta la restauración y el alojamiento, sin olvidarnos del ámbito de la investigación.

La comunicación (en todos sus aspectos) es un ámbito a menudo descuidado y en muy pocos casos planificado, pese a ser vital. No nos olvidemos de ella, por favor, y tampoco de cuidar nuestra expresión y ortografía. Si estamos atentos a la hora de escribir una carta, un letrero o un folleto, también hemos de estarlo cuando utilizamos correos electrónicos, webs, blogs y redes sociales.

Habrá cosas que podremos hacer nosotros mismos pero, para las que necesitemos ayuda, debemos recurrir a profesionales especializados, tanto en comunicación como, por supuesto, en idiomas. La fotografía que ilustra este texto nos confirma que la opción de usar el traductor automático a machete no da buenos resultados.

Hasta aquí mi reflexión de hoy.

Para saber más:

-En caso de dudas, y para mantenerte actualizado en los usos del castellano, la Fundéu (Fundación del Español Urgente) puede ser una buena aliada, bien a través de sus publicaciones o bien realizándole alguna consulta sobre algún tema particular.

Como ejemplos de su trabajo dejo aquí un artículo con vocabulario sobre el nuevo turismo y una recomendación de uso para la palabra turoperador.