Un día de perriturismo y petroglifos (II)

Un día de perriturismo y petroglifos en Campo Lameiro (Pontevedra)
Un momento de la ruta de perriturismo en el Parque Arqueolóxico da Arte Rupestre de Campo Lameiro (Pontevedra) en la que participé.

Esto del perriturismo da para mucho. En el anterior artículo de La brújula mareada relataba la satisfactoria experiencia que viví en Campo Lameiro, así que ahora toca contar las reflexiones sobre turismo que esa visita me inspiró.

Está claro que no es una actividad para todo el mundo, sino que atrae a un perfil muy concreto. Y, ojo, (que me corrijan si me equivoco) pero, por lo que he visto, los perrituristas no son “personas que tienen perros”. Más bien son amantes de los animales a los que les gusta compartir con sus mascotas diferentes propuestas de ocio y cultura.

¿Y qué más cosas he aprendido? Paso a enumerarlas:

  • Buena base: no se trata simplemente de pasear en grupo con perros, sino que los destinos donde se realizan las actividades son lugares seleccionados por su calidad: el Parque Arqueolóxico da Cultura Rupestre de Campo Lameiro y las diferentes propuestas en la Ribeira Sacra son buen ejemplo de ello.
  • Experiencia rica (valor añadido): imagina un día paseando en un entorno natural incomparable, visitando un museo etnográfico y disfrutando de una copa de vino… Todo sin separarte de tu perro y con otros humanos con intereses afines a los tuyos. ¿Puedes pedir algo más? ¿Ir en barco? Pues eso también es posible.
  • Profesionalidad: sin una persona al frente que sepa gestionar las peculiaridades del grupo y sus necesidades, la iniciativa no funcionaría.

Si hiciésemos un símil culinario, la cosa quedaría así: sabemos quiénes son los comensales, conocemos la receta, tenemos ingredientes de calidad y una buena cocinera.

Un dia de perriturismo y petroglifos en Campo Lameiro (Pontevedra)

Conocimiento del público objetivo, buena materia prima, creación de valor añadido y profesionalidad son los conceptos que he destacado en este breve análisis del perriturismo. Pero, pensándolo bien, ¿no son estos principios algo esencial en una propuesta turística especializada?


Para saber más:

Perriturismo.

-Sobre turismo especializado y de nicho:  “Turismo de nicho: la estrategia para huir del ‘sol y playa’ y la guerra de precios” (eldiario.es)

Un comentario en “Un día de perriturismo y petroglifos (II)

  1. Pingback: Un día de perriturismo y petroglifos (I) – La brújula mareada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s